Quiero a mi mamiiiiii

Para no ofender oídos diré solamente que estoy pachucho en lugar de decir que estoy hecho una.... etc.

Y, en estas circunstancias, me da por pensar en las ventajas y desventajas de vivir solo. En cuanto a las ventajas poco diré, son obvias pero no ocurren demasiado a menudo. Las desventajas son más.


Para empezar una desventaja importante (especialmente para un cabeza de chorlito) es que si por esas cosas que tiene la vida cierras la puerta (por fuera) sin haber metido en tu bolsillo previamente la llave estás jodido. Afortunadamente esto no es habitual. Me ha pasado seis o siete veces en cuatro años, solamente. Solamente, se dice pronto.


Y bueno, a uno le ocurre esto y como no puede hacer nada al respecto pues se va a ver un espectáculo cómico, se bebe unas 'cerves' y termina siendo acogido por la familia de un colega. Al día siguiente marcha a trabajar con ropa poco adecuada no sólo para la oficina sino también para la meteorología propia de mediados de noviembre. Y claro, acabas como estoy yo hoy: pachucho.


Y en ese momento aparece otra de las grandes desventajas de la independencia. Recuerdo que siendo un tierno escolar, cuando estaba pachuchejo aquello era Jauja. La tele en la habitación, los tebeos en la mesilla, y la madre (ese ser nunca suficientemente alabado) presta a traer agua, zumitos, ahuecar almohadas... y cualquier otro capricho del 'niño de la polla lisa' (expresión muy propia del padre, ese otro ser también bastante majete). Incluso iba el médico a tu casa, que yo me pregunto: ¿cómo se hace para que vaya el médico a tu casa? ¿dónde llamo yo para que venga a mi casa el médico? ¿la visita domiciliar de un médico sólo la puede pedir una madre?


El caso es que estar malito no estaba nada mal entonces. Pero viviendo solo ya es otro cantar. Por poner un poner, lo de estar todo el día encamado ni de 'flús'. No hay nadie que te traiga líquido o alimento, ni que te ahueque la almohada, ni que te entretenga, ni 'ná de ná'. Un rollo. Así que te levantas incluso más pronto que si estuvieras sano, porque te aburres como las monas.


De 'ñajo' mami te administraba las medicinas que previamente había adquirido. Ahora, he decidido que estoy en contra de la medicación y que prefiero que mi organismo venza a los bichejos que tenga dentro (que no sé qué serán, porque como el médico no viene a casa...). Además, así colaboro a que los antibióticos no pierdan efectividad debido al mal uso. Y además... además... ¿quién se va a poner ropa decente, bajar cuatro pisos sin ascensor, andar 500 metros hasta la farmacia, volver, y subir los cuatro pisitos? ¿Yo? ¿Con la pelona que hace? ¿Y lloviendo? Me niego. Si eso me como un chicle a ver si me hace placebo o algo.


Otra diferencia: recuerdo que cuando tenía mocos y la garganta fastidiada y tal, mi madre siempre me tenía 'amanaos'* pañuelitos blancos de papel. Ahora no tengo de eso, en habiendo papel del c... higiénico. Lo que sí tengo son otras cosillas de papel blanco.... con filtro, que yo no sé si me están sentando muy bien, la verdad. Pero como no está mi madre para decirme que ni se me ocurra tocarlos... Además, el paquete viene con prospecto en el envase y pone "fumar provoca el envejecimiento de la piel", si no pone nada de los catarros, será que no hay problema, no creo que los de sanidad omitieran esa información si fuera importante, ¿no? Y, de hecho, puede que no me venga mal fumar. Porque si acabo con el tabaco tendré que bajar a comprar, y ya de paso me doy un garbeo por la farmacia.

* El término 'amanao' es sinónimo de 'a mano' y creación del gran Ernesto Sevilla.





La última diferencia que comentaré (para no ponerme pesado, y porque no se me ocurre ninguna otra chorrada) es positiva. Cuando eres un niño todo el mundo dice cosas como 'qué catarrito tiene el nene', 'está pachuchillo el pobrecico", y así. Cuando eres adulto (o al menos lo aparentas físicamente) muchísima gente te dice: 'vaya trancazo que tienes'. Y eso mola. Ojalá me lo dijeran en otras circunstancias. Pero en otras circunstancias, por alguna razón, no me lo dicen. Y es que las mujeres son de un sieso...


En fin, voy a ver si me administro otro cilindrito de la tos. Qué ustedes disfruten del sábado noche. Yo me quedo a mi rollo con el 'saturday night... fever'.

5 comentarios:

SOMEZING dijo...

vaya! venga,tomate un batido de jarabe y a dormir!cuando yo era pequeñami madre me hacia todo eso que dices. Ahora,sigo viviendo con ella y cuando me pongo mala me deja sola en casa con mis virus! no es justo esto de hacerse mayor

Norma dijo...

Kutxi!!! estás malito!! Por aquí en Barna también estamos todos como cataplasmas, y eso que no llueve ni por casualidad (lluvia??? me suena, qué era eso??)
y seguimos yendo en manga corta!!!

Es verdad, antes venía el médico a casa!!! Ahora, a coger a los críos, envolverlos en ropa y en metro o tren ... al médico... y lo que no tenían antes, lo agarran fijo en la sala de espera...

Sobre el trancazo que tienes, no voy a comentar nada, pero no es por siesez, es que, aunque sea de letras, siempre he preferido la observación empírica antes de hacer juicios de valor de ese tipo ;)

Que te mejores!!!

Kraichek dijo...

termino de repasar tu blog, veo que eres un buen friki de andrelo!
eso esta bien. Clásica entrevista en Oviedo!! Mitiquísima
Toro No.
Solo saludar

KUTXI dijo...

Gracias, Somezing y Norma, vamos tirando... no digo lo que voy tirando que es desagradable...jeje... bueno, para el viernes creo que estaré bien, que es lo que interesa.

KUTXI dijo...

Gracias por tu visita, Kraichek. En cuanto pueda me miro tu blog.

Saludos.