Televisión pública: el modelo sueco

Un interesante 'post' de Carla ha derivado en parte hacia un pequeño debate sobre la televisión pública. La televisión pública española, RTVE, viene arrastrando desde hace décadas un déficit que no hace sino crecer cada año. Un déficit debido en parte al, ya tradicional en España, saqueo de lo público y en parte también a que es muy fácil arriesgar en proyectos absurdos un dinero que no es tuyo y sobre el que luego no te piden cuentas si la cosa sale mal; y casi siempre sale mal.

Esto sería grave pero medianamente tolerable, en mi opinión, si al menos la programación fuera diferente a la de las televisiones privadas. La televisión pública debería servir para dar cabida a temas sociales, artísticos, etc. que no encuentran hueco en las privadas por su, teóricamente, poca rentabilidad. Sin embargo, salvo algunas excepciones en La2, la programación de TVE viene a ser la misma que la de cualquier televisión privada... pero en cutre; ingentes cantidades de ponzoñosa basura incluídas.

Este lamentable panorama se ve agravado, si cabe, por la utilización partidista que, desde que tengo uso de razón (unos quince minutos, pero mi padre me ha dicho que antes era igual la cosa), los sucesivos gobiernos han ido haciendo de los informativos públicos. Situaciones que a veces han sublimado el esperpento de Valle (¿verdad, señor Urdaci?) pero que se han dado en mayor o menor medida tanto con gobiernos 'psocialistas' como con gobiernos 'ppopulares'.

Personalmente opino que, si se tiene intención de mantener este modelo e intentar seguir compitiendo con las privadas, lo mejor sería que se privatizara TVE y que, al menos, el dinero en juego fuera de quien voluntariamente lo arriesgara, no de todos como ahora. Esto es lo que, si no me equivoco, vienen defendiendo las mentes liberalistas desde hace tiempo. Y llego a preguntarme si el desastre de la gestión de TVE no será 'un accidente provocado'. Siendo sincero, no me lo pregunto. Lo tengo bastante claro. Es lo mismo que se está haciendo con la sanidad y la educación, buscar su descrédito para poder privatizar sin demasiada oposición.

Lo que muchas veces pasamos por alto es que para la televisión pública hay otras salidas aparte de la privatización o la ruina. Hay otros modelos que llevan décadas demostrando ser eficientes. El que mejor conozco, y trataré de explicar aquí, es el modelo sueco.

En Suecia la televisión pública (SVT) la pagan los ciudadanos que poseen, o alquilan (doy fe), un televisor. A quien no quiere 'tele' no le cobran. Cada aparato de televisión paga alrededor de 200 euros por año que sirven para financiar tanto la televisión como la radio públicas.



Ya sé lo que muchos están pensando: "aquí es gratis". Ya, y los jamones de jabugo crecen en los árboles. Aquí no sólo no es gratis sino que además ni siquiera sabemos cuánto nos cuesta, vaya usted a saber si no nos cuesta incluso más. Además, si se hiciera en España habría que adecuar la cuota al nivel adquisitivo español que es, huelga decirlo, mucho menor que el sueco.

Otros, o incluso los mismos, estarán diciendo ahora: "¿Y si yo no quiero ver la televisión pública por qué me van a obligar a pagar?" Esa misma pregunta es válida con el sistema español actual, así que no cuela. Para los que se sigan haciendo la misma pregunta, hay algo que se llama derechos y deberes del ciudadano. También hay algo que se llama la ley de la selva y el que venga detrás que arré. Yo prefiero un mundo más civilizado y solidario (ya pueden llamarme 'progre' y esas cosillas, aunque prefiero que directamente me llamen 'rojo', que me mola más).

A lo que vamos. La radio-televisión pública sueca se financia al 100% (repito: al 100%) con esta cuota. Cada año se les da una pasta y eso es lo que tienen para gastar, ni una corona más. Eso mola, ¿no?

Por otro lado, la SVT está dirigida por una fundación creada por el Estado. Fundación que tiene unos estatutos consensuados con el Estado que garantizan la independencia de la SVT frente a cualquier grupo de presión político, económico o de otro tipo. Y una vez más, sé lo que muchos están pensando. De hecho, esta vez hasta lo pienso yo. Esto en Suecia funciona, en serio. O sea, son la polla, tienen cierta capacidad para respetar las leyes y esas cosas los tíos. La verdad es que cuesta hacerse a la idea de que los políticos españoles llegaran a tal grado de honradez y permitieran una televisión verdaderamente independiente. Pero bueno, yo tengo fe en el ser humano (homo sapiens sapiens). E incluso tengo fe en el ser humano español (homo ibéricus exceptus Lusitania).

Para terminar, sencillamente añadir que la programación de la SVT es bastante digna (comparada con TVE pasa de ser 'bastante digna' a 'absolutamente maravillosa que te pedes, Mercedes'). Y el 'share', eso tan nombrado hoy en día, de la SVT1 es el más alto de Suecia. Para que os hagáis una pequeña idea de lo que se puede ver, hoy SVT1 emite entre otros:

- Makalösa monument (Monumento incomparable)

- Om barn och böcker (De niños y libros)

- Vetenskap - Universum i provrör (Ciencia - el universo en un tubo de ensayo)

- Jeunes à Marseille (Jóvenes en Marsella): documental sobre jóvenes franceses

- Bajo el cielo de Madrid (Pos eso): documental sobre jóvenes españoles

- Kulturnyheterna (Noticias de cultura)


Todo esto mezclado con informativos, debates, alguna serie, alguna peli, programación infantil y hasta un programa musical tipo radiofórmula (no todo es sesudo, ni mucho menos). Y la SVT2 se parece un poco a La2 de aquí, deportes, cine clásico, arte y esas cosas.

Ah, y la programación está exenta de anuncios. Esa es otra.

Fuente:
svt.se

6 comentarios:

Norma dijo...

Jo, claro, lo que hemos vivido toda la vida, nos parece lo normal... por eso es tan importante salir y aprender cosas de los demás.
Pues no parece mal modelo, no, y sin anuncios!!! increible!

dalr dijo...

Hay otros países que utilizan el mismo sistema de financiación. El problema es que aquí, cuando copiamos un modelo, lo hacemos sólo en una parte. La de pagar. Copiamos el sistema de puntos del Reino Unido pero no sus carreteras (o conducir por el otro lado que, según cómo interpretemos las estadísticas, debe ser más seguro). Importamos las zonas verdes y azules de estacionamiento regulado pero no un buen transporte público. Y con lo de la tele pasará igual. Maragall ya lanzó un globo sonda a ese respecto nada más llegar a president de la Generalitat. Pero habló de lo que cobrarían, no de cómo mejoraría la calidad o de si quitarían la publicidad. Es un tema muy interesante éste... ya seguiremos "charlando".

KUTXI dijo...

Yo también creo que es un buen modelo, Norma.

Aunque es muy posible que Darl tenga también razón, aquí copiamos sólo lo malo... lo malo para el pobre, se entiende.

dalr dijo...

Respecto a lo de pagar... Hace un año y medio que tengo televisión por cable. Nunca creí que pudiera pagar por ver la tele pero la oferta global de mi operador sólo se aplicaba si comprabas el cerdo entero y me pareció estúpido pagar más por el mero hecho de ser coherente con mis principios (los principios pueden pasar a epílogos cuando se trata del bolsillo...)

En fin. Que a fecha de hoy creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Cuando me apetece ver la tele (básicamente mientras ceno) tengo un par de canales que siempre ofrecen algo que me interesa (series, películas y documentales, básicamente). Todos ellos sé cuándo empiezan y cuándo acaban. En el peor de los casos sólo tengo que soportar un par de cortes de dos minutos para publicidad con lo que se ha acabado eso de empezar a ver una peli y tener que dejarla a medias porque con tanto anuncio me dan las tantas. Las series las ponen siempre a la misma hora y, si las empiezan, las acaban. Se acabó eso de dejarte a medias o cambiarte al domingo de madrugada porque tiene poca audiencia. Y todo ello por bastante menos de 200 euros al año.

Yo soy un ferviente defensor de la televisión pública. Creo necesario que haya un medio con vocación real de servicio público que ofrezca al espectador aquellos contenidos que son necesarios más allá de su rentabilidad. Pero el problema que tenemos en España no es sólo el de la financiación de TVE y su agujero negro presupuestario. A eso hay que sumarle que la mayoría de sus programas son producciones privadas (que pagamos todos) de baja calidad, que compite por el mercado publicitario con las cadenas privadas ofreciendo casi lo mismo y que, para acabar de liarla, encima los informativos que deberían ser su buque insignia, demasiadas veces acaban convertidos en un instrumento más de propaganda del gobierno de turno (tenga el color que tenga). Mientras el director general de TVE no mande más que el ministro e turno, no hay nada que hacer.

KUTXI dijo...

Darl, en el último párrafo apuntas las tres cuestiones básicas:

- financiación
- programación no enfocada al mercado
- independencia del gobierno de turno

Esas tres cosas están resueltas en Suecia. El asunto es saber si aquí cuajaría. Quizás es demasiado optimista pensar que sí.

En cuanto a lo de las teles de pago. Jamás he tenido, ni antes ni después de independizarme. Pero a mí personalmente no me merece la pena, apenas veo la tele y si no hay nada con ponerme un DVD arreglado el tema.

Saludos, gracias por pasarte.

Anónimo dijo...

¿Pagar 200€ por televisor? ¿Y si tengo un televisor para ver otras cadenas? Apuesto o por la venta de RTVE o bien el uso de decodificaciores, de forma que quien no vea la tv publica no la page.

Por otra parte hay otro problema, en España no tenemos una democracia, sino una partidocracia.