Canta-palmas contra la desidia

Esta semana estoy pelín apático. Esto de venir al curro para no hacer casi nada me aplatana. Además, es como una semana fantasma, entre nochebuena y nochevieja. ¿Para qué sirve una semana así? Bueno, supongo que si tuviera vacaciones ya le encontraría algún uso. Pero no tengo.

A lo que vamos, contra el aplatanamiento y la desidia tengo yo un remedio que no cura pero mitiga. Es esta canción de Silvio Rodríguez, 'Fábula de los tres hermanos', y su poder curativo es mayor si se utiliza como canta-palmas en lugar de como cataplasma. Vamos, que la escuches, la cantes y des palmas. Mola. Y es que, no sé a los demás, pero a mí esta canción me da un buen rollito increíble.

PD: Aunque es una fábula viene sin moraleja. Aunque yo creo que la moraleja vendría a ser algo así: "Búscate la vida como puedas, pero ten presente que es imposible no equivocarte o errar".



Fábula de los tres hermanos

De tres hermanos el más grande se fue
por la vereda a descubrir y a fundar
y, para nunca equivocarse o errar,
iba despierto
y bien atento
a cuanto iba a pisar.

De tanto en esta posición caminar
ya nunca el cuello se le enderezó,
y anduvo esclavo ya de la precaución,
y se hizo viejo
queriendo ir lejos
con su corta visión.

E-e-eh, ojo que no mira más allá no ayuda al pie,
u-u-uh, óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú.

De tres hermanos el de en medio se fue
por la vereda a descubrir y a fundar
y, para nunca equivocarse o errar,
iba despierto
y bien atento
al horizonte igual.

Pero este chico listo no podía ver
la piedra, el hoyo que vencía a su pie,
y revolcado siempre se la pasó,
y se hizo viejo
queriendo ir lejos
adonde no llegó.

E-e-eh, ojo que no mira más acá tampoco fue,
u-u-uh, óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú.

De tres hermanos el pequeño partió
por la vereda a descubrir y a fundar
y, para nunca equivocarse o errar,
una pupila
llevaba arriba
y la otra en el andar.

Y caminó, vereda adentro, el que más,
ojo en camino y ojo en lo por venir,
y cuando vino el tiempo de resumir
ya su mirada
estaba extraviada
entre el estar y el ir.

E-e-eh, ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve,
u-u-uh, óyeme esto y dime, dime lo que piensas tú.

2 comentarios:

Myriam dijo...

Coincido en lo de la semana apática. Yo tampoco entiendo para qué se "trabajan" estos días. Además, yo estoy "ejerciendo" en una oficina que no es la mía habitualmente y me siento como un pulpo en un garaje :S

En cuanto a la canción... no le he visto moraeleja... pero igual es porque hoy no estoy muy inspirada.

Saludos

KUTXI dijo...

Hola, Myriam,

quizás la moraleja es que no tiene moraleja, que en la vida cada uno hace lo que buenamente puede y ya está.

Bueno, da igual, si es que cuando se está apático y sin nada interesante que decir se acaban diciendo tontadas, jeje.

Saludos. ;-)