Del amor y el olvido

Este fin de semana me toca enfrentarme con el pasado. Este fin de semana me toca reencontrarme con una persona muy especial que fue, además, muy especial para mí. La más especial, de hecho. Las cosas no salieron como yo hubiese querido; creo que ni siquiera salieron como ella hubiese querido. Pero aún así creo que ha quedado un afecto mutuo. Y además, aunque suene cursi esto que voy a decir, sé que siempre la recordaré con cariño por lo que vivimos y por lo que me enseñó. Y porque yo sería hoy peor persona si no la hubiera conocido a ella.

Me enamoré como un borrico, que es la única manera de la que sé enamorarme. Estuvimos juntos un tiempo, tampoco mucho, y al final llegó el final. "Es tan corto el amor y es tan largo el olvido", decía Neruda con más razón que un santo. No sé si yo soy especialmente pazgüato o si a todos nos cuesta tanto desenamoranos como a mí. En este caso en concreto el olvido duró más del doble que el amor. Y me pasó lo de siempre, que cuando me creía curado la veía... y tenía recaídas.



Sin embargo, y aunque parezca imposible a tenor de estos datos, ésta es la vez que con más facilidad he conseguido desenamorarme. A mí me da por achacarlo a que ésta es la vez que mejor he amado a alguien (aunque quizás a ella no le parezca que la amé bien, no lo sé). También se puede deber a que ya tengo una edad y a que, a pesar de mi probada dureza de mollera, también yo maduro y aprendo. Hoy creo que estoy definitivamente curado. No, no lo creo, estoy seguro.

Pero, en definitiva, este fin de semana será una prueba de fuego para comprobarlo. Me siento un poco como cuando vas a ese examen que sabes que vas a aprobar porque lo llevas todo mascadito, pero claro, hasta en esos exámenes aparecen los nervios a veces.

Este fin de semana me toca enfrentarme con el pasado. Y el siguiente me toca encontrarme con el futuro.

10 comentarios:

dalr dijo...

Pues disfrútalos, ambos. A mi me gusta reconcomerme un poquito en el pasado, de vez en cuando, y me apasionan los retos para el futuro. En estos casos, lo peor que puede pasar es que no pase nada. Todo lo demás o te hace disfrutar o te hace aprender.

Athos dijo...

Lo importante es perder el miedo a los fantasmas, y la mejor manera es quitarles la sábana.
Saludos

SOMEZING dijo...

creo que el tiempo lo cura todo. y cuanto antes te enfrentes a ese miedo, antes habrá pasado el mal trago inicial. seguro que al final no es tan malo

Norma dijo...

Además, pase lo que pase, siempre nos lo podrás explicar luego.
Un abrazo

KUTXI dijo...

Hola a todos:

Es cierto, Darl, lo que no mata engorda que se dice. Y lo que un día te hace llorar te hace reír otro; como dijo Woody Allen 'tragedia + tiempo = comedia'.

Hola Athos, también tienes razón. Casi nada nunca es tan terrible o tan fantástico en la realidad como en la imaginación.

Hola Somezing, estoy seguro que no será tan malo. De hecho tampoco es que tenga mucho miedo al respecto, la verdad. Además, si resultara (lo cual considero casi imposible) que me doy cuenta que sigo un poco pilladete la solución es fácil, dejar pasar más tiempo.

Hola Norma, gracias. Está muy bien eso de sentirse escuchado. Incluso para alguien acostumbrado durante muchos años a contarle (por gusto y elección propia) las cosas a un trozo de papel... bueno, alguna vez también se le da la brasa a amigos y familiares, pero las menos. :-D

Un abrazo a todos. ;-)

Myriam dijo...

Pues no debiste hacerlo tan mal cuando aún conservas una relación (aunque sea de amistad).

Por otro lado, yo creo que es un poco ingenuo pretender que ver a esa persona no te afecte nada. Creo que en la naturaleza humana está que eso nos remueva algo por dentro. Así que, no te preocupes, no tienes porque tenerlo todo "controlado".

Saludos

gotomax dijo...

Uf, duro tema los reencuentros. Mi experiencia sobre eso creo que todavía te confundirá más...lo siento.
Tuve una novia, era una dulzura de mujer. Nos entendíamos a la perfección en todo, lo humano lo divino y lo carnal. Por culpa de la mili la cosa se jodió bastante y, la edad inmadura, se ocupó de enfriar la relación (se la llevó un amigo común, conocido en la tele por su mala gestión de la sección de basket del FCB, Barto, eres un cabrón con suerte).

Sniffff, perdón...el caso es que, hace poco me encontré con ella. Yo volvía de Madrid y ella resulta que volaba en el mismo avión pero había entrado por la otra punta y no la ví hasta bajar del aparato. Creo que me lo notó, a pesar de los años transcurridos, a tener ella una hija y yo dos, a pesar de todo lo ocurrido, te aseguro que mis piernas temblaban y su olor hacía que quisiera abrazarla como el último día que estuvimos juntos. ¡¡¡Que mierda!!! A una señal suya me hubiera pelado las rodillas suplicando una noche juntos (jejeje, que cerdo soy pidiendo una noche). Creo que algo le dije sobre vernos, pero lo cierto es que no nos dimos los teléfonos ni nada parecido. Se alejó cuando mi esposa me llamó diciendo que estaban esperándome ella y los niños y que por donde andaba...Ahora a esperar otros diez años, buaaaaaaa!!!!
No se si hay moraleja, pero me hubiera gustado saborearla una vez más...solo una. Lo siento, no la olvidé.

KUTXI dijo...

Myriam, la relación ahora es casi inexistente porque decidí (meses después de que ella sabiamente me lo recomendara el mismo día que acabamos pero yo soy cazurrete) que debía no saber nada de ella durante una temporada. Realmente no sé si seré capaz de ser su amigo, pero sí sé que siempre será un bonito recuerdo y eso creo que me basta. Buen recordatorio lo del "control"... es cierto.

Saludos.

KUTXI dijo...

Hola, Goto.

Pues no me has aclarado mucho, tampoco es que necesite mucha aclaración. De hecho en el hipotético (y absolutamente imposible, que eso sí lo sé) caso de que ella quisiera volver, yo me lo pensaría muy mucho ahora, la verdad.

En cualquier caso la historia que has contado me parece estupenda. Daría para una peli muy maja. Me da por pensar, y esto es ya pura ficción mía, que casi es mejor que todo te sucediera como te sucedió. Las cosas bonitas del pasado a veces al revivirlas pierden la magia y la gracia, y se echan a perder un poco los recuerdos. O no. Eso nunca se sabe.

Estoy divagando... jaja

Un saludo. ;-)

gotomax dijo...

lo se kutxi, me hubiera gustado poderlo comprobar...que bien olía la condenada, ese escote que me recordaba...ejem....pues eso, haz lo que te dicte tu mente. :-)