Eres un esclavo

Sí, tú que estás leyendo. Eres un esclavo. Como yo. Como todos. Todos sin excepción. Y cuando digo 'sin excepción', digo exactamente lo que quiero decir.

En ese aparato que tenemos en nuestras casas dedicado día y noche a aleccionarnos y a impulsarnos a consumir y consumir y consumir, ése trasto que vocifera incansable '¡compra, compra, compra!', a veces aparecen cosas que demuestran que todavía no estamos en un camino sin retorno. Esta noche he visto un documental en televisión llamado 'Voces contra la globalización: ¿otro mundo es posible?' que me ha hecho volver a una reflexión que hago de vez en cuando. Es como una pastillita de ésas para salir de Matrix. El problema es que sus efectos se diluyen demasiado rápido. Es demasiado atrayente la comodidad de Matrix, del mundo en que vivo. Y al final esta conciencia de esclavitud, aunque permanece, se diluye en el día a día.


No entiendo cómo hemos llegado hasta aquí. Quizás algún importante analista de la macroeconomía o algún estudioso filósofo fueran capaces de atisbar el cómo y el por qué. Yo no. Me declaro incapaz de comprender cómo hemos llegado a esto o si hace mucho que llegamos. No soy una mente preclara. Sólo soy un hombre normal con una inteligencia media, o incluso por debajo de la media. Nadie especial. Tan capaz de amar o de ser mezquino como cualquier otro. Pero hasta yo puedo ver lo que soy. Lo que somos: esclavos.


Nosotros, los del Primer Mundo, los que tenemos estas máquinas computadoras en casa, los que tenemos televisores, electricidad y un manantial privado de agua potable, somos esclavos privilegiados. Pero esclavos al fin y a la postre.






Quizás hubo un día en que fuimos ciudadanos. Quizás nuestros padres y abuelos lo fueron. Nosotros sólo somos consumidores. No tenemos otro valor para el sistema que el de ser consumidores. Mirad en vuestro cubo de la basura. No penséis en él. No os imaginéis qué hay en él. No. Levantaos y mirad dentro. Mirad en vuestros armarios, en vuestros cajones, mirad a vuestro alrededor, mirad las cosas que poseéis. Yo ni siquiera me voy a molestar en hacer la reflexión por vosotros, no creo que sea necesario.


Os propongo ahora un juego: juguemos a adivinar el futuro. El 20% de la población mundial consume el 80% de los recursos naturales del planeta. Y mientras lo hace destruye el medio natural que necesitamos para sobrevivir en esta piedra redonda de la que no podemos prescindir. Comienzo el juego, pues. Consiste en que yo hago preguntas y vosotros las respondéis. No es necesario responder en voz alta o por escrito, no es necesario. Respondeóslas a vosotros mismos. Vamos allá:


- El 80% de la población mundial que malvive con el 20% de los recursos naturales, que soporta la malnutrición, la enfermedad y la guerra, ¿creéis que aceptarán con resignación su destino o que trataran de sobrevivir a cualquier precio? En su lugar, ¿trataríais de sobrevivir u os dejaríais morir?


- Vuestro nivel adquisitivo, ¿ha subido o ha bajado en los últimos años? ¿y vuestro nivel de consumo? ¿Tenéis más de lo que necesitáis? ¿Ahorráis? ¿Cómo veis vuestro futuro si estas variables siguen evolucionando de un modo similar en los próximos años, en las próximas décadas? ¿Tenéis hijos? ¿Sobrinos?


- ¿Creéis que los recursos naturales son finitos? ¿Sabéis si cada día que pasa somos más o menos seres humanos en el mundo? ¿Sabéis si el agua potable es un recurso finito o infinito? Y si pensáis que son finitos, ¿creéis que queda mucho o poco para que empiecen a escasear? ¿o acaso habrán empezado ya a escasear? Si alguien no tuviera acceso a los recursos que garantizasen su supervivencia, ¿creéis que llegaría a utilizar la violencia para hacerse con ellos? ¿Y a quién creéis que violentaría primero: a alguien poderoso o a ti?


Dejemos el juego, porque no estoy muy convencido de que sea divertido, ¿verdad? Sólo deseo añadir una cuestión más: si la esclavitud de alguien consistiera en estar condenado a consumir, ¿cuál sería el modo de rebelarse?

12 comentarios:

Norma dijo...

Glups!

Norma dijo...

Mi marido usa una frase-coletilla. Cada vez que ve un anuncio de un producto ridículo, de un muñeco ridículo, o ..te haces la idea, no?
dice "Se'ns menjaran", o sea, se nos van a comer. Yo añadiría: con patatas.
El consumismo nos hace débiles. Perdemos la sabiduría de siglos en unos lustros (como tratar catarros con lo que hay en casa...), no somos capaces de cortar leña, de encontrar agua...
Y lo que es peor. Si lo tenemos todo, para qué luchar.
Somos una civilización hastiada de todo, como la romana (Solo hace falta ver los programas de la tele). Los "bárbaros" esta vez no vendrán del norte.
Sólo espero que, cuando se nos coman, no tengan indigestión.
Saludos, kutxi.

KUTXI dijo...

Hola, Norma:

Lo que comentas es cierto. Pero ya no sólo eso, es que ni siquiera creo que seamos más felices viviendo como vivimos. A pesar de la cantidad de cosas que tenemos vivimos en la insatisfacción eterna.

Yo creo que sería más feliz si llevara mi vida por otros derroteros, la verdad. Lo que pasa es que es muy fácil decirlo pero muy dificil no dejarse llevar por el "mainstream".

Voy a intentar intentarlo, ya veremos.

Saludos.

Myriam dijo...

El principal problema es que el ser humano es egoísta por naturaleza. Al 20% que vivimos de puta madre, nos la trae al pairo el otro 80%. E incluso, nos la trae al pairo nuestras futuras generaciones, sin recursos naturales y con un agujero enorme en la capa de ozono.

Como a nosotros ya nos va bien así, ¿quién se preocupa por lo que pase de aquí a 100 años, o de aquí a 100 mil quilómetros?

Somos unos egoístas. Y como dices, esclavo de nuestra propia rueda consumista.

Saludos

Gina dijo...

y si escribo desde el trabajo, en el que me paso mas horas que un reloj por solo 4 € la hora? ENtonces eres mas esclavo que nadie?? O simplemente soy tonta?

Si, soy una consumista... trabajo para pagar, no vivo para comprar, pero tampoco compro para vivir.

que te lo diga mi tia, soy una fashion victim, eso si, pero porque mi formacion es principalmente estetica, y por eso soy lo que se.

KUTXI dijo...

Hola Myriam y Gina.

Myriam, yo creo que lo del egoísmo ya no funciona. Me explico, por puro egoísmo deberíamos de hacer algo para cambiar las cosas. Porque eso de "de aquí a 100 años" quizás habría que empezar a cambiarlo por "de aquí a 20" o "de aquí a 10" o menos. Y lo de los cien mil kilómetros... bueno, el tercer mundo ya lleva unos cuantos años dando golpes a los muros del primer mundo, y no tardando mucho los tirararán. Ya no se trata de solidaridad (aunque eso sería lo ideal), ahora se trata de salvar nuestro propio culo.

Gina:

Las preguntas que haces entiendo que son retóricas. Y aunque no lo fueran, las respuestas las tienes tú, no yo. Yo puedo hablar por mi, solamente. Consumo más de lo que necesito y trabajo para poder consumir más de lo que necesito. Me he hecho el propósito de intentar cambiar mi modo de vida, ahora queda por ver si tengo el valor para cambiarlo. Y, desde luego, no pongo la mano en el fuego por mí mismo.

Un saludo. ;)

dalr dijo...

No es por llevar la contraria, pero mi pregunta es.., ¿esclavo de quién? Estoy un poco cansado de oir cómo se le echa la culpa a la globalización, la publicidad, la tele... de algo que en definitiva, si es culpa de alguien, es sólo nuestra (bueno, los otros también influyen, pero ya me entendéis).

No me refiero a las desigualdades sociales que en el mundo son y han sido, ni a los desastres ecológicos donde nuestra participación existe pero es una contribución tan mínima como nuestra capacidad de cambiar las cosas. Me refiero a esa mirada alrededor y el descubrimiento de todo lo que nos sobra. En mi caso, al menos, nadie me ha puesto una pistola en la cabeza para obrar así. Probablemente he intentado suplir con adquisiciones absurdas las carencias realmente importantes que me consumían. Pero eso sólo es culpa de mi propia estupidez. Porque si bien es cierto que he sido bombardeado de pequeño con mensajes que me prometían la felicidad en unos pantalones, un coche o una colonia, no menos cierto es que también me han bombardeado con buenas dosis de violencia, justicia por la propia mano o moralina barata, y jamás me compré una recortada pero sí esos pantalones, la colonia y.., bueno el coche aún no lo tengo pero si ahorro durante los próximos veinte años quizás, quizás... ;-)

En definitiva. Que en mi caso, sí. Soy un esclavo. Pero de mi propia estupidez. Y por desgracia no he encontrado el documental que me libere...

KUTXI dijo...

Hola Darl,

interesante pregunta. Yo diría que somos esclavos del sistema que nosotros mismos hemos creado y, sobre todo, del sistema que nosotros mismos alimentamos cada día. No sé, es como un enorme círculo en el que somos a la vez víctimas y victimarios.

Difiero en que no podamos cambiar las cosas. Es cierto que cada uno puede cambiar sólo una ínfima parte. Algo es algo. Para mí la piedra de toque es dejar de consumir en exceso.

También soy consciente de que hay muchas posibilidades de que todo esto se quede en palabrería. Ya digo que no confío en mi capacidad ni en mi valentía para cambiar ya no a otros sino a mí mismo. Qué le vamos a hacer, siempre he sido un idealista y me confieso un soñador alejado de la realidad.

La frase "Y por desgracia no he encontrado el documental que me libere..." la encajo con deportividad como no podía ser de otro modo. Viene bien una colleja de vez en cuando que te baje un poco de la parra, qué coño. ;D

En cualquier caso, lo que pretendía con el post creo que en parte ha surtido efecto. Quienes lo habéis leído, y yo mismo, os habéis parado a pensar un momento en estas cosas. Y eso nunca puede ser malo, digo yo.

Un saludo, Darl. ;)

dalr dijo...

Era una bromita pero sin mala intención. Como te habrás imaginado por mi mala costumbre de dar el coñazo por aquí, te leo con cariño.

Tienes razón en que la suma de insignificantes aportaciones pueden generar grandes cambios. Pero leches, es que si todos estamos de acuerdo contigo esto es muy aburrido :-P

KUTXI dijo...

No te preocupes, ya sé que era sin mala intención y así lo he entendido. Digamos que ha sido como si yo fuera portero y tu delantero y me hubieras metido un golazo. Que dices, "joder, me ha metido un gol... pero las cosas como son, menudo golazo, así da gusto". ;-D

dalr dijo...

Pues entonces seguro que ha sido sin querer porque yo en lo que a goles se refiere soy tipo Spasic. Suelo meterlos en propia puerta. Quizás por eso me decanté más por el baloncesto. :-P

gotomax dijo...

tus preguntas al aire las respondo con humildad:
1-El precio lo vamos a pagar todos, empezando por nuestras conciencias cuando vemos desembarcar una patera cargada de ilusiones ahogadas. Me imagino a mí mismo montado en esas frágiles chalupas, mirando sin saber qué me está pasando, que va a ser de mi vida ahora que he llegado al supuesto paraíso de los perros atados con longanizas que he visto en la tele de mi aldea. Hoy en día las parabólicas hacen mucho daño en esos paises. No os imaginais los lloros que me pego yo solito desde mi cómodo sofá de diseño LIGNE ROSET que no necesito para nada. Me gusta mucho más sentarme en el suelo con la peque sobre mis piernas. Las fronteras van a caer seguro ante la avalancha de inmigrantes buscando sobrevivir. Si aquí tenemos sequía, imaginar allí. De los paises del Este mejor ni pensar.
2-El nivel adquisitivo, ejem...ciertamente la vida está mucho más cara que antes de la llegada del Euro, pero que mucho más. Leo comparativas que ponen la piel de gallina, dentro de poco la pobreza en españa puede llegar a traer otra emigración hacia paises con salarios más dignos. En contra de lo que ocurrió hace años, los próximos emigrantes no serán obreros, serán gente preparada que huirá de la miseria que representa ser mileurista con dos carreras y varios masters tras años de estudios. Una ruina para el pais.
Yo me considero un privilegiado en este tema y no explicaré lo que hago para "lavar" mi conciencia, pero un día de estos publicaré una entrada sobre lo que ocurre con los refugiados saharauis y el control que ejerce sobre ellos el frente polisario...da asco saberlo.
3-los recursos son tan finitos que ya se habla del final de la era del petróleo. ¿que ocurrirá cuando esos paises que ahora tienen el control del oro líquido pierdan su poder ante energías alternativas? Pila de combustible, energía solar, biocombustibles, etc...suenan a utopía pero en pocos años vamos a conocer grandes avances en ese sentido. Hoy escuchaba el avance de un programa de radio, hablaba una persona que tiene una revista sobre plantas. Decía que han inventado un mantenimiento para el agua de las piscinas basado en un anexo a la pioscina en la que ponen determinadas especies de peces y plantas. Sin cloro ni química. Teniendo en cuenta el parque de piscinas actual, es una gran notícia.
(menudo rollo, lo siento pero cuando me suelto y pillo bajada no tengo freno, perdón)