Una ración de batiburrillo

Como no tengo mucho que contar contaré un poco de todo.

Mi reencuentro con el pasado (del que ya os hablé) resultó bastante satisfactorio. Como sospechaba estoy totalmente curado de amores y desamores. Aunque me da la impresión de que los efectos secundarios de la desintoxicación han causado bastante enfriamiento en la relación de amistad, pero bueno, seguro que eso es recuperable en el futuro. Y si no es recuperable, mala leche, qué se le va a hacer. Como ya comentaba el otro día lo que no voy a perder nunca es el maravilloso recuerdo de aquellos mesecitos y lo mucho que aprendí de ella.

Por otro lado, mi encuentro con el futuro es posible que se tenga que posponer debido a varias contingencias de diversa índole. Pero hasta a eso le estoy encontrando el lado positivo (últimamente no me reconozco, con lo borde y cascarrabias que yo era...). Dice una de las nuevas canciones de Andrés Calamaro, la preciosa 'Tengo una orquídea':

"Ya sé que el amor es paciente y sabe esperar,
el mío es urgente, además transparente,
y no sabe engañar, y no puede aprender."

Pues a lo que iba: que estoy empezando a saber esperar, a no dejarme llevar por las urgencias, y me estoy demostrando que mi amor sí puede aprender.

En otro orden de cosas, mi vida está siendo esclavizada por la lectura de 'Una breve historia de casi todo', de Bill Bryson. Menos mal que ya me queda menos de un tercio del libro por delante y se acerca inexorablemente la última página y, consecuentemente, mi liberación. El libro viene a ser una explicación de los sucesos acaecidos desde el 'Big Bang' hasta hoy: cómo se formó el universo, nuestro sistema solar, nuestro planeta, cómo se llenó de bichejos, y un largo etcétera. Todo está explicado de manera muy llana y somera para que zangüangos como yo seamos capaces de entender lo que se cuenta. Imagino que para gentes con ciertos conocimientos el libro no será quizás tan interesante, pero para un 'letras puras' como el menda es algo fascinante. Eso sí, estoy leyendo la versión traducida al castellano y el equipo de correctores se merece una colleja de las que pican.

Por lo demás, aún no hemos llegado a navidades y ya estamos en plena preparación de la semana santa 2007. En principio, dos opciones se barajan: Amsterdam (propuesta de ChaninTours) y Estocolmo (propuesta de KutxiTours, o sea, yo). En Amsterdam aún no he estado y parece una opción interesante. A Estocolmo volvería después de 10 años y la verdad es que me apetece mucho regresar a Gamla Stan, tomarme un café y un 'kanelbulle' en alguna terraza arropado con una mantita bajo un palitroque de esos de calefacción. Y con un poco de suerte vería Estocolmo nevado, que aún no lo he visto. La verdad es que es curioso -me acabo de dar cuenta- porque estoy ante las dos mismas opciones que hace diez años: por entonces me tocó elegir entre Amsterdam o Gotemburgo (Suecia) para pasar mi año "ebriasmus". Bueno, vayamos donde vayamos lo bueno es que volveremos, como dicen los suecos: 'Borta bra, men hemma bäst". Vamos, que como en casa en ningún sitio.

Estocolmo, 1998: cualquier tiempo pasado fue... ¡¿en qué coño estaba pensando?!

8 comentarios:

Norma dijo...

Que look más cool, kutxi!!!
Hay un montón de ciudades europeas en las que no he estado, pero justamente en Amsterdam y en Estocolmo, sí. Estocolmo me sorprendió muy gratamente. Era Junio y se estaba tan a gusto que me hubiera quedado. El tema de coger la cafetera y servirte tú mismo en los baretos me encantaba. Me imagino que en invierno debe ser otra historia...

KUTXI dijo...

Cool dice... menuda pinta que tenía... jaja.

Sí, Estocolmo es una ciudad preciosa. A mí donde me pide el corazoncito ir es a Gotemburgo, pero claro, no hay mucho que ver y no es cosa de hacerles gastar una pasta a los amigos para ir a un sitio a disfrutar yo de mis recuerdos y eso. Por cierto, el invierno del sur de Suecia no es para tanto... además, cuando bajas de -10ºC ya ni notas la diferencia. :-D

Kraichek dijo...

Tengo una orquidea de los mejores temas de este último disco. Pero se le puede exigir mas al gran andrelo.

Norma dijo...

Lo de cool es por esa actitud tan acuariana, de aquí estoy yo y no pienso cambiar, qué pasa
Supongo que el invierno alcalareño ya prepara para el frío... o es alcalarense, alcalariano, alcalarí... (no me había fijado, Alcalá tiene que venir del árabe, seguro, ¿sabes qué significa?)

KUTXI dijo...

Hola, Kraichek, yo también esperaba más, pero exigirle a un tío que ha hecho lo que ha hecho... yo no le exigo nada, ojalá nos dé más pero ya nos ha dado suficiente.

Saludos.

KUTXI dijo...

Norma, es "alcalaíno", o también complutense, que antes fuimos Complutum. De hecho la Universidad Complutense era de nuestra ciudad, pero nos la robaron los de un pueblucho cercano, Madrid. Y antes de eso éramos Iplacea... somos bastante viejunos. :-D

Alcalá significa, supongo, El Castillo... Como Calatayud, que era el Castillo de Ayud... De hecho creo que es un tema muy interesante para un post... me voy a poner a investigar un poquillo a ver si escribo algo resumidito sobre la historia de Alcalá, con enlaces mil.

susana dijo...

Bueno si soy sincera...es la primera vez que en un libro tocan algo sobre geología, y no me duermo al ratito jajaja me gustó...ejem no me presentado, soy nueva por aquí...jaja vengo saltando setas jajaja y me senté aquí, porque estaba agotá jeje, besos su

KUTXI dijo...

Hola, Susana, a mí el libro me ha entusiasmado, y eso que yo debo ser una de las mentes menos científicas de occidente... :-D

Bienvenida, siempre que quieras puedes descansar por aquí. Y más viendo las buenísimas referencias que traes.

Cuando me dejen de volver la cabeza loca en el trabajo hago una visitilla a tu blog... si es que me dejan en algún momento... buf.