El mundo en el que nací


Había un señor bajito que mandaba mucho, muchos que le obedecían y unos poquitillos que se quejaban.
Ahora mandan muchos de los que le obedecían, aunque casi todos dicen que eran de los poquitillos. Es lo que yo denomino 'el milagro de la multiplicación de los panes y los poquitillos'. Lo bueno es que no mandan mucho. Lo malo es que el que manda mucho es el oro.


Había algo llamado estaciones. Eran cuatro: primavera, verano, otoño e invierno.
Hoy en día las estaciones sobreviven en El Corte Inglés.


Un niño (yo) podía jugar en la calle. Y pasearse con la bici. Y apedrearse con sus amiguitos. Y tumbarse en la carretera por la noche para ver las estrellas y la luna (y ponerlas a tus pies).
Hoy si un niño hace eso probablemente le atropellen, le atropellen, le pongan un psicólogo y le vuelvan a atropellar. De todas formas da igual, los niños ahora juegan a las 'pleiesteisions' (cuando la suelta su papá).




Tardábamos una burrada de horas en ir a la playa (bueno, los de secano, digo). Y parábamos en Tarancón a comprar pipas para el camino. Y luego parábamos para que no explotara el 124. Y luego parábamos porque el niño se caga. Y pasábamos por unos pueblos en los que había gente y casas y bares y cosas. Y en algunos parábamos para "estirar las piernas".
Hoy nos plantamos en la playa en un par de horas porque vamos por autovías y a veces ni paramos. Y no compramos pipas, al niño no le da tiempo a cagarse y por el camino no hay pueblos ni gente ni casas ni nada; hay cardos borriqueros y estaciones de servicio clónicas.


Existían la primera cadena y el UHF. Y ponían Sábado Cine y el Un, Dos, Tres y Super Ratón y Heidi. Y películas con rombos para mirar por la rendija de la puerta. Y al Torete le cortaron la colilla, que lo vi yo. Y a Paquirrín le dieron la del pulpo en el cole.
Ahora hay mandos a distancia y más canales que botones tiene el mando. Y en todos dan anuncios o se están gritando o cosas así. Y ponen tantas películas que no sabes cuál ver, aunque ya las han echado todas. Y en vez de Heidi hay un niño que enseña el culo. Paquirrín ha envejecido fatal y está hecho un mostrenco que es pa' verle. Del Torete no he vuelto a saber nada.


Mira que era diferente el mundo en el que nací
, y porque me he cansado ya, que podría seguir. Igual pensais que lo echo de menos. No sé. Lo que echo de menos es tener 6 años y estar viviendo la vida loca, en realidad.




Audio: tanto el audio (qué bestia! cómo cantaba!!) como la foto forman parte de la demostración empírica de que cedo al chantaje emocional. ;-)

18 comentarios:

Norma dijo...

Teniais UHF???? Yogurín!!!

XDDDDDDDDDD

susana dijo...

¿am pero has perdido el niño que llevas dentro?..perdona majete pero lo dudo...solo esta escondido detrás de esa cara de pilluelo que tienes...sácalo, dile q se ría, q salte, q se tire a ver las estrellas, q salte sobre los charcos, q se monte en la bici y eche a correr, q se suba sobre un banco y grite su palabra preferida...las limitaciones son solo físicas, cielo...todos seguimos llevando ese niño dentro, solo hay q permitirle salir de paseo...

MM de planetamurciano.tk dijo...

Uff, estos post deberían estar prohibidos, ke dan unos atakes de nostalgia ke pa ké.
Creo ke lo ke más echo de menos es tener estaciones, ke cambie el tiempo como debe.
Lo demás, está bien ke haya cambiado.

Scarlett dijo...

Qué razón tienes Kutxi, qué razón.
Vale, yo nací en otro mundo, pero también conocí aquello de poder jugar en la calle y tumbarte de noche en la carretera y no pasaba nada, ahora da miedo sólo cruzarla (¡hay que ver como van algunos por el pueblo! ¡qué velocidades!)
Un beso

susana dijo...

acabo de poner una entrada en mi blog pensando en lo que has escrito...

http://sonrisasparati.blogspot.com/

KUTXI dijo...

Hola,

Norma, en tu mundo no había UHF? No sabía que la UHF era tan, pero tan, tan joven... :-)

Susana, pues no sé si lo he perdido, yo diría que no. Pero por mucho niño que lleve dentro la vidorra que me daba con seis años no me la puedo dar ya, que hay que ganarse el pan... jeje. En cuanto pueda miro esa entrada tuya. ;-)

MM, el post surgió precisamente de una conversación sobre las estaciones. A mí no me parece bien cómo han cambiado algunas cosas, sobre todo Paquirrín, lo que le ha hecho la genética a ese pobre chaval no tiene nombre, y más viendo a los hermanos, no me jodas. :-D

Scarlett, yo me acuerdo sobre todo en el pueblo de mi padre, en Zaragoza, que nos podíamos tirar horas tumbados en mitad del asfalto sin que pasara un coche, qué gozada.

Saludetes

Norma dijo...

Ostras, nunca me lo había planteado de esa manera... va a ser verdad que la Pantoja es gafe, jajaja

MM de planetamurciano.tk dijo...

Jajaja ¡ Es cierto!
Lo jevi es ke pa algunos es un sexsymbol ( Nacho Canut, por ejemplo)

Motarile dijo...

Y los nombres de las cosas...

El trompo, el chancli, los mariagulanes, el fustimicu!

Conceptos totalmente extiguidos.

KUTXI dijo...

MM... lo que me dices de Nacho Canut me confirma en mi teoría: hay gente pa tó!! Azulinaíto me has dejao, jaja.

Motarile... ¿te puedes creer que, excepto el trompo que creo que es una peonza, el resto de palabras no sé qué son? va a ser cosa de las diferencias geográficas, ya verás, que es salir de Madrid y la gente se empeña en hablar rarísimo. (las collejas flojitas, por favor, jaja) :-D

dalr dijo...

La nostalgia mola. Yo también echo de menos muchísimas cosas de mi tierna infancia. Recostadito entre mis padres viendo Curro Jiménez en una tele de 12 pulgadas, en blanco y negro, con dos botones (VHF y UHF) y cuernos... La caponata, Mazinger Z y Orzowei. Entonces los niños escuchábamos a Parchís y los Nins, a Rosa León y Enrique y Ana. En momentos de debilidad nos servía incluso Teresa Raval. Y no teníamos que entregarnos a las Spice girls ni a los triunfitos de turno...

Pero, en fin. Una vez recordados los viejos tiempos, estoy con Kutxi. Lo que echamos de menos es tener aquella edad. Como dijo el poeta, cualquier tiempo pasado fue anterior. Si a mi me sueltan ahora en 1970 me muero. Cuando quedara con la gente tendría que tener muy claro dónde porque no podría pegarles un toque al móvil para avisar que me había perdido sin el GPS. Me pasaría los días metido en una biblioteca buscando la información que ahora consigo en dos clicks. Y tendría que dejarme melenas!!! Paso.

Lo de las estaciones, eso ya es otro rollo. De momento, tendremos que conformarnos con las de Vivaldi.

gotomax dijo...

Jo, que soy un pureta hostia!!!!

Todo eso que cuentas es mi vida: ir a matar ranas a la charca, excursiones, las cabañas sobre o bajo un árbol, el primer beso jugando a la botella, las caidas en moto, la escopeta de balines, ir a la disco y esperar a las lentas para "pillar cacho", las películas en los cines "S"(dos por una), etc...
Ahora con el Messenger la vida ha cambiado. Hace años que nos fuimos a vivir fuera de la ciudad por tener algo de esa vida a nuestro alcance. Que los niños vayan al colegio en un entorno menos contaminado y mucho más "de calle" es lo mejor que les puedo dar. Pueden ir en bicicleta al cole sin andar esquivando autobuses, coches y motos a toda velocidad.

Ale, otra letanía patrocinada por el gremio de padres nostálgicos.

gotomax dijo...

Y Maria Luisa Seco fué la musa de muchos actos poco confesables. Esa carita...y esas miraditas...ahora vuelvo!!!

mandarina azul dijo...

¡Qué majico eres! No por ceder al chantaje emocional, sino por hacer sentir bien y por ser tan generoso, porque estas dos lunas son un regalo precioso. ¡Muchísimas gracias!

¿Bailas? ¿O mejor vemos las estrellas? :)

KUTXI dijo...

Dalr, no sé de qué me hablas. Yo jamás escuché a Rosa Leon ni a Teresa Rabal, y mucho menos tuve quemadísima una cinta de Enrique y Ana... amigo Feliiiiiix, cuando vayas al cieeeeelooooo... ains... vale, confieso!! era fan!!! Qué vergüenza... fan de Enrique del Pozo... :-D

Goto, te he seguido hasta "ir a la disco". Ya después... la verdad es que yo siempre he sido un poco toli, lo de ligar no era lo mío... vamos, ni es, qué coño... jajaja. Tus hijos tienen suerte de poder vivir en un sitio así, yo reconozco que mi infancia es impagable, ahí en el campito...

Mandarina... tan generoso no soy, mujer... total sólo he puesto una cancioncilla y una foto, eso es fácil. Pero me alegro de que te haya gustado.

Si aprecias en algo tus pies, mejor miramos las estrellas. :-D

SOMEZING dijo...

Hace cinco años empecé en la universidad y conocí a una chica estupenda (una de mis amigas de hoy) y un dia me dice: ¿sabes lo que me gusta a mi? Hacer Espinetes.

Así, de pronto no sabia de qué me hablaba pero luego lo probé con ella en la calle y no recuerdo haberme reido tanto en mi vida. Ella y yo, en medio de la calle saltando como canguros en plan zancadas. La bomba, oye.

Yo lo del UHF no lo recuerdo, ni siquiera sé si lo viví. Aquí, creo que la Yogurina soy yo, jajaja, a no ser que salga alguien posterior al 82 (síiiiii, soy chiquitina!!!) con los 24 cumplidos hace dos meses, jajaja.

Saltasetas dijo...

Yo he vivido todo eso (creo que somos de años muy cercanos sino el mismo).
Yo lo que más echo de menos de pequeño es jugar al futbol usando como porterías los huecos entre los coches.
Ahora ni te dejan jugar en la calle (ahora molestan las pelotas hasta en las plazas y los parques) ni hay huecos entre los coches (o duran 15 segundos).

KUTXI dijo...

Somezing, sí que eres yogurina, yo te hacía más mayor, no sé por qué... aunque me parece que Scarlett es todavía más yogurina. Con lo del espinete me has dejado ojiplático, jaja.

Ricky, sí que debemos andar por ahí... yo soy del 75. En mi caso las porterías eran más entre árboles o en puertas de garaje.

Saludetes.