Asistencia, buenas tardes. Le atiende Kutxi. (II)

Hace más de dos meses posteé la primera parte y he pensado que si en Hollywood hacen secuelas no voy a ser yo menos. Así que allá van unas cuantas anécdotas de mi vida como operador de asistencia en viaje, todas verídicas aunque algunas cueste creerlo:

El piloto


Era una tarde de sábado, creo recordar. Todo bastante tranquilo. Sin jefes aquella oficina era Jauja, las cosas como son. De pronto, suena mi teléfono.


- Asistencia, buenas tardes. Le atiende Kutxi (oculto mi nombre real por divismo, porque lo cierto es que ya lo conoce hasta el gato...).

- ¡Qué me manden una wurúaaa (grúa)!

- ¿Cómo?

- ¡Que shoy el piloto, que me manden la wurúaaaa!


Sí, iba ciego perdido. Pues nada, comencé la lidia. 'Dígame la matrícula', para ver si estaba asegurado... eso lo conseguí en menos de diez minutos, un logro. Conseguir saber dónde carajo estaba para mandarle la 'wurúa' me costó bastante más porque de cada diez palabras que decía el tajao éste nueve eran '¡Que shoy el piloto, que me manden la wurúaaaa!'. Exagero algo pero no creais que demasiado. Y en eso estaba cuando veo, por el rabillo del ojo, que Pepe (uno de los veteranos) estaba descojonado de la risa viéndome. Qué cabrón, pensé. Otro rato largo más y por fin conseguí darle puerta y mandarle la maldita grúa. Así que me vuelvo y me lío a contárselo a Pepe:


- Qué ciego llevaba el bicho.

- Sí, a mí me ha entrado antes.

- ¿Mande? (conviene explicar que cuando te entraba una llamada por vez primera tenías que abrir un expediente para que si el tipo volvía a llamar quien contestara pudiera saber de qué iba la vaina). Si no había expediente abierto...

- Ya - me dice Pepe con una enigmática mirada - es que no sé qué ha pasado que se me ha cortado...


Decir esto y descojonarse vivo, todo uno. Aquella tarde aprendí una valiosísima lección: las llamadas a veces, no sabes qué pasa, pero se cortan... ejem.




La junta de la trócola


Os pongo en antecedentes. Yo escuchaba mucho al dúo Corchopán y solían hacer una gracieta en la que un mecánico sableaba a un pobre automovilista reparando averías absurdas como, por ejemplo, la junta de la trócola.


Dicho esto... suena el teléfono. Es un gruero (gruísta en lenguaje asistenciero) que ha encontrado a un conductor averiado, bueno, el coche. Me da los datos y tal, muy bien, '¿qué avería tiene?' 'Es cosa de la trócola' Claro, yo que oigo esto me empiezo a partir el ojal, a ver si no. 'No, en serio, ¿qué avería?' 'La trócola, te he dicho' Bueno, básicamente esto se repitió dos o tres veces más hasta que la contestación del gruero fue algo así como: '¡La trócola, cojones!' Cuando ya me percaté que eso de la trócola debía ser algo que de verdad tienen los coches intenté explicarle lo de Gomaespuma, pero no le hizo gracia.


'Don Egue que Egue'


- Asistencia, patatín patatán.

- Buenas tagdes. Me he quedado tigado en la caguetega. Quiego una ggúa, pog favog.

- Sí, dígame la matrícula, por favor - a la primera conseguí aguantarme la risa.

- Sí, Taggagona, tgenta y tges mil....

- Pi pi pi pi pi.


Fue un momento en el que no sé qué pasó... pero se cortó la llamada.


Audio: Un pingüino en mi ascensor - El hombre de la grúa


7 comentarios:

Norma dijo...

Jajajajaja, qué bueno, Kutxi!!!

Y qué redondito te ha quedado el post, con el enlace y la canción... un 10!!!!

No sé si voy a poder a ver a Alonso con los mismos ojos ya, jajaja


(Hoy te vamos a echar de menos, que lo sepas)

Carla dijo...

JAJAJAJAJJAJAJA
Kutxi, me parto contigo... Tu trabajo ha de ser muy divertido, a mi no me llaman borrachos...

MM dijo...

Así ke fue usted kien me cortó la llamada???!!!!

susana dijo...

uff te imagino partiendote el culo jaja pero que malooooo pobre hombree

kutxi dijo...

Hola

Norma, pasáoslo muy bien!!

Carla, mi trabajo es un rollo. :-D De lo de la asistencia hace ya como 7 u 8 años...

No, mm, yo no corté nada... fue algo que no sé qué sería, pero que se cortó... es diferente.

Su, la verdad es que sí es un poco cabronada. Pero vamos, seguro que enseguida le atendió un compañero menos maligno. Y además, era una cosa de poca gravedad... si hubiera sido un accidente o algo más peliagudo el kutxi habría sido bueno.

B-sos.

Klaudia Gantús dijo...

ay kutxi ku, me has recordado los viejos tiempos de teleoperadora... oías unas burrrradasssss... una vez me llamó una señora diciéndome que uno de nuestros téknicos q instalaban telefonía se había caído por un patio interior, rompiendo la cristalera, porque iba borratxo XD y que se les estaba inundando la finca y que nos iban a demandar. y como estas, mil mas, son de esos curros que curten. me he leído la primera parte, tela marinera :)
:*** buenas tardes, le atiende klaudia,
k.

Irene dijo...

jajajajaja :_) ¿Tu trabajo es de atender llamadas de asistencia en carretera? Yo también trabajé de eso durante un añito xDDDDD Sí,es un curro aburrido, para qué negarlo, pero también hay puñados de anécdotas con las que partirse de risa.
Y sí, a veces se cortan las llamadas misteriosamente xDDDDDDD
Besos