El Inspector Klutxeau y el caso del queso sin casa (el desenlace)

Llegué a mi residencia palaciega bien entrada la madrugada, a las 4 concretamente. La hora H fijada para los interrogatorios del sábado eran las 13.30; el lugar... L, Cibeles. Me metí en la piltra dispuesto a disfrutar de un reparador sueño aunque manteniendo, como hacen siempre los investigadores de mi talla internacional, los sentidos alerta. De pronto, en la oscuridad de la noche, un zumbido diabólico me hizo incorporarme del lecho en un santiamén. Tambaleándome por la vivienda conseguí localizar el artefacto que emitía tan molesto ruido: el móvil. A través de una espesa capa de legañas pude vislumbrar un nombre: Norma. ¿Por qué me llamaba a tan intempestivas horas?

- ¿Ein? - contesté con mi natural elegancia.
- Kutxi, ¿dónde estás?
- ¿Dónde estoy? ¿Cómo me llamo? ¿Qué hora es?
- Las dos.
- Me cago en la madre que parió a Paneque... ¡voy p'allá!

Y p'allá fui. Cómo alguien al que le despierta el pedo de una ameba se había podido quedar tan completamente cuajao sólo tenía una explicación: alguien había deslizado algún tipo de narcótico en mi bebida la noche anterior.

El caso es que me duché, me vestí y salí de najas; y en cosa de 40 minutillos estaba entrando en el restaurante. Allí estaban casi todos los del viernes y se habían sumado Ángel, Zendal (que le hacía yo más mayor) y otra bloguera maja, guapa y jóvena a la que, utilizando mis grandes dotes diplomáticas, sonsaqué su identidad:

- ¿Y tú de quién eres? - o algo así me salió.

No recuerdo quién me dijo ser, pero ahora es Trocherana.

Viendo que allí se comía a dos carrillos y queriendo mimetizarme con el ambiente me puse a zampar como si se fuera a acabar el mundo. ¡Qué tortilla! ¡Santa Madonna (who's that girl)! Ah, por cierto, había gran variedad de manjares pero el queso no hacía acto de presencia.

Luego de comer nos fuimos al Retiro a tirarnos al cesped donde, utilizando lo aprendido durante mi estancia en los Boinas Verdes, me puse el culete de camuflaje. Tras un ratito allí, nos fuimos a sentar a una terracita junto al estanque y nos bebimos unos granizados de limón que llevaban dentro la mitad de la producción limonera de Murcia. Allí se nos unieron dos amigos más, que no voy a desvelar porque no sé si se puede y mejor callar que meter el cuezo. Hacían juego con el resto de asistentes: majos, majos. Éramos la flor y nata, está claro.



Os preguntaréis qué ha sido de la trama de los derivados lácteos y los interrogatorios y tal. Pues que me he salido de guión sin darme cuenta... como no tengo atrezzo. Pero bueno, ya tiro p'alante según voy que no tengo las neuronas para muchas fiestas. En el Retiro nos dio la hora de cenar y, tras despedirnos de Ángel que tenía que retirarse ya, nos fuimos a El Brillante a comernos unos bocatas de calamares.

Una vez cenados, paseíto por Huertas (la calle, no la zona), unos cócteles, (a todo esto me estoy dando cuenta de que perdimos más efectivos, pero bueno...) y después una de mis caminatas infernales hasta la parte chunga de Gran Vía (que no me resultó tan chunga como antaño) y tras unas consumiciones, siendo ya cerca de las 4, nos fuimos a mimir. Por cierto, de camino a por el coche me lié y... aunque esta vez no es que me perdiera, qué va, esta vez sencillamente caminé en dirección contraria durante diez minutos. Es chungo ser yo.

Bueno, aquí acaba el capítulo segundo y la historia. Sé que me ha quedado peor pero es lo que hay. Para terminar, decir que ha sido genial conocer a los que no conocía y reencontrar a los que conocía. Y como decían en el anuncio de las natillas que ahora se llaman raro... ¿repetimos?

¿El queso? ¿Qué más da el queso? En habiendo buena compañía...

FE DE ERRATAS Y DE QUE SOY UN BURRO: En la crónica se me ha olvidado añadir a Irene. Por alguna razón cuando he escrito la segunda parte he pensado que el viernes ya estuvo Irene con nosotros... pero no, no estuvo. Imperdonable error olvidarme de la bloguera con el nombre más bonito de los asistentes (igual que mi sobri, jeje). Lo siento, Irene... como he dicho antes: es chungo ser yo. Gracias, Trocherana, por avisarme del desliz.

Audio: La Cabra Mecánica - Todo a cien
(Puedes pedirme la luna, locura/ fijo que te traigo un queso...) :-D

19 comentarios:

mandarina azul dijo...

¡Qué bien te lo pasas, kutxi!

Cuídate ese ojo, que un inspector con los ojos pochillos es muy mal asunto... ;)

¡Besos!

kutxi dijo...

Gracias, Manda... estoy con Manza... nilla, jaja, limpiándome el ojo, pero no hay tu tía... me llora como un madaleno. Esta tarde iré al médico a ver qué me dice.

donde duende??? dijo...

eso te pasa por intentar buscar tanto el queso¡¡¡¡jajajjaja....pero decirte que la pista se la he segido yo¡¡¡¡y que ya esta por la mitad del queso o del caso¡¡¡como quieras verlo¡¡¡

bloggesa dijo...

Señor inspector...

Hoy hay Viento del Sur y se percibe un ligero aromilla a queso... Espero que no sean los pies del compañero de curro.

Seguiré investigando...

Xydehia dijo...

Mmm... vaya... creo que tú y yo por Madrid no tenemos desperdicio, eh!? si te cuento nuestra vuelta al coche el viernes... en fin, en ese momento eché de menos un coche como Kit... :S

Y yo que tú arrestaba a ese duende, casualmente siempre es el culpable de todo :P

Besitos

SOMEZING dijo...

que pena haberme perdido la aventura del sábado. Creo que el caso del queso está ya más que rematao, ains, nada bloggesa, para la próxima, un queso para cada uno!!

SOMEZING dijo...

y cuidate el ojo kutxi!!!!

Trocherana dijo...

Yo no es por nada... pero te has olvidado de Irene... Uhmmm, ¿te lo perdonamos?

Te digo lo mismo que al resto, si quieres conocer mi lado oscuro (espero que sepas a cuál me refiero...) mándame un e-mail a trocherana@gmail.com y te envío una invitación, jiji.

donde duende??? dijo...

Señor inspector¡¡¡usted es testigo de quien se ha metido ahora conmigo es la mariposilla Xydehia¡¡¡no me hago responsable de lo que pueda ocurrir¡¡¡jajajaj...

kutxi dijo...

Duende, caso resuelto, no? :-D

Bloggesa, el olor siempre es del que usa devorolor... que por algo lo usará, jeje.

Hola, Xydehia, lo del viernes fue fallo técnico mío... os podía haber llevado con mi coche al vuestro pero el sueñarro no me dejó razonar.

Somezing, o unos quesitos en porciones, jaja. El ojo va tirando.

Trocherana, no que no me he olvidado... he dicho que estaban casi todos los del viernes.... ais... que no estaba Irene el viernes! joooooo... ahora lo corrigo!

Criso dijo...

Que bien que lo pasaríais ;)

Me alegro mucho, ahora a pensar en el próximo...jajajaja
Saludos!

Angel dijo...

Kutxi, según he ido leyendo tu crónica del otro día y ésta me ha recordado mucho a Marco Didio Falco, el investigador romano creado por Lindsey Davis. ¿Le conoces?

Sois igualitos. XDDDDD

Norma dijo...

Tienes una voz muy sexy cuando te despiertas, XDDDDDD

Irene dijo...

Qué gracia que te pensaras que había estado el viernes. Supongo que estuve mediante viaje astral, por las ganas que tenía de haber estado el viernes con vosotros de gambiteo. Suerte de Trocherana que está en todo, jejeje
Besitos

kutxi dijo...

Hola, Crisoooo! A ver si para mediados de agostoooo... ;-D

Angel, pues no conocía la existencia de ese investigador tan sexy. :-D

Norma, lo malo son los pelos y las legañas, jajaja

Irene, lo siento, ha sido un infortunado desliz... :-)

Auror dijo...

Que despistao¡¡¡ Pierdes el norte, el coche, el queso, a Irene, la hora... pero Kutxi XD

Necesitas vacaciones con urgencia¡¡¡

besotes envidiosillos, ainsssss

Tolus dijo...

Leyendo las crónicas por aquí y por allá saco la conclusión de que fue un fin de semana genial. El próximo en la playa? :D

Y tú, cómo van tú ojo y tu pierna? Mejor?

Saludillos

Irene dijo...

kutxi, no pasa nah..He puesto una foto tuya y de dalr en mi blog. Aún no te han piropeado pero con dalr ya han empezado xDDDDD En verdad salís geniales con los puritos. Pásate a verla.
Besitos

susana dijo...

acabo de llegar...estoy muerta, moría, matá...pero aún siento mis pestañas jiji, oiga caballero, su cuerpo (acabo de leer el comentario que dejaste en mi blog) es igual de maravilloso que su mente jajaja bueno, por lo menos lo que vieron mis ojos jajaja, besitosssss inspector Klutxeau...por cierto, aún tengo agujetas de tanta caminata jajaja pikitos, su