¿El día de la marmota?

Ayer era lunes. Era, además, un lunes exactamente igual a todos los lunes. Si acaso, la única diferencia, era haber dormido aún menos de lo habitual. El despertador se hizo notar a las 6.45 como todos los lunes, me duché como cada lunes y me vestí con la gris ropa que uso los lunes. Fui al trabajo combinando autobús y metro como hago los lunes y el día transcurrió rutinario y tedioso, como vienen siendo usualmente los lunes de esta vida que me ha tocado.

Había, sin embargo, una diferencia respecto al lunes pasado. Yo era feliz. En seguida habrá quién se pregunte: ¿y eso por qué? Sí, yo también me lo pregunto. ¿Por qué hay días en que el primer pensamiento al despertarme es: qué asco de vida? ¿Y por qué otros días, exactamente iguales en apariencia, enfrento al atónito despertador con una sonrisa? Pártame un rayo si miento: nada ha cambiado de un día para otro, exceptuándome a mí.

Lo terrible es pensar que tal vez mañana suene el despertador y al abrir los ojos todo esté teñido de amargura. Aunque, pensándolo mejor, lo terrible es pensar que tal vez no tengo motivos para ser feliz ni motivos para no serlo, que sólo dependo de cómo sople el viento a las 6.45. Y aún más terrible es saber que aún no tengo el manual para hacer velas.



Audio: Andrés Calamaro - Para seguir

17 comentarios:

Norma dijo...

Mi hermano me dijo una vez: que suerte tienes de ser chica, que puedes echarle la culpa de todo a las hormonas!!!!

Bueno, los chicos también tenéis hormonas, no??? Reivindicad vuestro derecho a los altibajos hormonales :)

mandarina azul dijo...

Kutxi, pues yo creo que lo verdaderamente terrible sería que sí tuvieras motivos para no ser feliz.
Y... aunque todavía no tengas el manual para hacer velas... tienes barquito, ¿te parece poco? :)

(Y esto te lo dice una que también es cambiante, como la luna).

Chicho dijo...

A mi siempre que me preguntan que pienso nada más levantarme.....respondo lo mismo....."ya está..."

Me conformo con levantarme,,,,y malo el día que no lo haga....

kutxi dijo...

Norma, por algo no me gustaba a mí estudiar Química! :-p

Manda, mientras hay flotación hay esperanza. ;-)

Chicho, lo de levantarse está muy sobrevalorado. Si un día uno no se levanta ni se entera... más importante es que se levante alguien al lado de uno.

Saludetes!

bloggesa dijo...

Yo siempre me levanto tarde y nunca he analizado si feliz o no. Mañana lo pensaré cuando me levante.

Aunque, desde luego, cuando cambia la estación de verano a otoño, las mañanas tan oscuras me dan tristeza. Y en invierno ya ni te cuento.

Scarlett dijo...

A veces no importa lo poco que hayamos dormido ni lo desgraciados que nos sintiéramos ayer para que hoy, sin haber cambiado nada, nos levantemos con la mejor de nuestras sonrisas (ni lo felices que seamos hoy para que mañana sea el peor día de nuestras vidas, por desgracia) la vida es puro azar
Besitos!

Myriam dijo...

¿Qué hace una persona feliz preguntándose por qué es feliz? ¿Esa actitud no es más típica de los infelices?

:)

Batsi dijo...

¡Ya ves! Eso te pasa por haberme dejado ir. ¿A que te hace falta el ipod que me llevé? Te ha quedado la tele para que veas tu baloncesto. Y ahora me extrañas...

No, ya en serio, cariño, esos días tenemos todos. Lo que a veces me da tanta rabia es que cuando nos sentimos enamorados, esos días de sentir que uno no tiene motivos para levantarse de la cama, se esfuman. Y me pregunto ¿porqué jodidos necesitamos el amor para poder ser felices en la vida? De momento me siento feliz aún sin estar enamorada, pero tengo días como esos que mencionas, en que suena el despertador y yo me pregunto para qué me levanto...

Y nada, que uno debe levantarse para trabajar, y seguir viviendo. Nunca sabes, si ese día, hoy o mañana se parará una mariposa en tu hombro y te sientas con deseos de ser feliz.

¿Te puedo dar un besito? Después de haber visto fotos tuyas te imagino como un osito de peluche al que hay que mimar sin parar.

Vale, mi vikingo, ponete a escuchar música alegre para que se te levante el animo... Además... hoy no es lunes. Es miercoles :D

MM dijo...

Bueno, piense ke hay gente ke es incapaz de darse cuenta de ke es feliz; se acostumbran al mal rollo y cuando vienen las buenas sensaciones no saben saborearlas.

kutxi dijo...

Bloggesa, si no te ha dado por pensarlo creo que es buena señal, así que mejor no meneallo, jeje.

Scarlett, en eso estoy completamente de acuerdo, el azar mueve el mundo.

Myriam... curiosa observación. Supongo que es diferente sentirse feliz de vez en cuando que serlo, y probablemente yo tiendo más a la melancolía que a la felicidad. Además de que mi cabeza a veces parece que va por libre.

Batsi, gracias por la sonrisa, jeje. Y a un besito nunca le hago ascos... aunque lo de osito de peluche me jode un poco (supongo que es por eso de que las verdades ofenden, jaja), siempre quise ser un tipo duro... pero no me sale.

MM, tienes razón. A veces me gustaría no saborear por estar empalagao de continuo... pero no es realista; ni siquiera es buena idea.

Saludos.

susana dijo...

siempre hay motivos cielo, siempre, besitos su

Alize dijo...

Me ha gustado mucho lo que has escrito.
¿Has leído "El curioso incidente del perro a medianoche"? En esa novela el protagonista juzga cómo de bueno será su día dependiendo de cuántos coches rojos seguidos ve. Por el contrario, si los cohes son amarillos, cree que la jornada será pésima.
Es parecido a cuando vemoz que hace buen tiempo y eso nos anima, ¿por qué, si no tiene nada que ver con cómo se nos den esas 24 horas?
En fin, somos humanos...
Besicos de limón

Chicho dijo...

que razón tienes en lo de que se levanta alguien al lado de uno...has dado en el clavo.

Trocherana dijo...

¿Y no recuerdas lo que soñaste? ¿No tienes idea de lo que pensaste? A mí me pasa que separo mi corazón de mi mente... casi nunca van por el mismo camino, jiji.

Arcángel Mirón dijo...

Si no tenés motivos, inventálos. Pensá en qué no te gustaría tener y de hecho no tenés. Siempre funciona. Ejemplo: me pone muy feliz no tener una úlcera.

:)

¿Ves? Es maravilloso.

Irene dijo...

Hola kutxi, la felicidad está dentro de nosotros. Es fuerte cuando nos levantamos por la mañana y todo sigue igual excepto nuestra manera de ver las cosas. Ahi nos damos cuenta de lo importante que son nuestros pensamientos para sentirnos bien.
Me alegro mucho que te hayas levantado feliz :D
Besitos

kutxi dijo...

Saludetes para Su, Alize, Chicho, Trocherana, Arcángel e Irene! :-)

Me voy a la piltra y a ver cómo amanezco, jeje.