Así barría, así, así

Me he pasado el fin de semana frota que te frota, frega que te frega y tal que te tal.

Lo cierto es que le hacía falta al piso un buen repaso. Empecé a sospechar que quizás debería hacer limpieza cuando la semana pasada, al llegar a casa desde el trabajo, comprobé con asombro cómo las pelusas de debajo de la cama habían cambiado la cerradura y puesto su nombre en el buzón.

Sabiendo los múltiples quebraderos de cabeza legales que lleva aparejado el desalojo de unos okupas (y más en el caso de unas pelusas que ni siquiera son personas jurídicas) opté por no denunciar el hecho y tomarme la justicia por mi mano. Disfrazado de Testigo de Jehová llamé al timbre y, a la que abrieron la puerta para mandarme a tomar por donde amargan los pepinos, agité con brío la revista Atalaya obligando a las pelusas a refugiarse bajo el sofá. Después, armándome de valor y de la aspiradora, procedí a librarme de una vez por todas de aquellas desagradecidas bolas de pelufre asqueroso.

La verdad es que envidio a la gente que disfruta limpiando. Mi madre, por ejemplo; mi madre se lo pasa pipa. Ahora me diréis que soy un machista y un cafre. Pero no, sé que hay madres a las que no, pero a la mía le mola limpiar, así es la vida. Yo no disfruto nada de nada; cerapio. Pensándolo bien, envidio a la gente que disfruta haciendo cosas necesarias: limpiar, estudiar (cuando toca por edad, digo), lavar el coche, planchar la ropa...

A mí, la verdad, quitando comer y dormir... el resto de cosas necesarias me tocan bastante los pelendengues. Y no es sólo que no disfrute haciéndolas. Ni siquiera es solamente que sufra haciéndolas. Lo peor de todo es que disfruto mucho NO haciéndolas. O sea, por ejemplo, yo estoy en el sofá tirado como un perro y estoy disfrutando. ¿Pero estoy disfrutando por el hecho de estar ahí tó perrángano? No. Estoy disfrutando porque estar ahí es no estar limpiando, por ejemplo. No sé si captáis el matiz.



Soy una persona complicada. Alguno dirá: "tú lo que eres es un cerdo y un vago de la peor calaña". Sí, bueno, eso me viene comentando la gente desde mi más tierna infancia. Me lo decían los profesores, tú eres listo, pero eres vago como tú solo. Que ya no sé si es que de tanto decírmelo me lo acabé creyendo o que, simplemente, era vago de nacimiento. Que yo creo que va a ser lo último, las cosas como son.

Joder, qué chapa estoy metiendo. Y no sabía ni qué escribir. Bueno, para terminar, que, afortunadamente, la naturaleza me ha dotado de dos mecanismos para vencer la vagancia limpiadora. Uno, los remordimientos: éstos me impiden disfrutar de hacer el perraco y me obligan a levantarme y coger una bayeta o algo. Dos, el asco: éste me lleva a intentar evitar que me coma la mierda. Me quitas estos dos mecanismos, me pones tapa, y soy un cubeto de la basura.

Audio-video: Un pingüíno en mi ascensor - Camp :-D

P.D.: Qué imagen de mí mismo... endevé, no tengo vergüenza ni la conozco...

16 comentarios:

Evinchi dijo...

Jajjajaja, en esas estaba yo cuando he venido a mi descansito de blog. Y aún me queda, después de los findes, el lunes o martes toca limpieza a fondo en casita. Y es que la tarima es lo que tiene, es un criadero de pelusas irreverentes.

Un besito.....y si tienes fotos con el mandil, no dudes en colgarlas. ;)

Scarlett dijo...

Jajaja me has recordado a mi cuñado, que el sábado se quejaba de que se tropieza con los ácaros cuando anda a oscuras por la casa, si es que... lo que hace la pereza
Besitos!!

MM de planetamurciano.tk dijo...

No sabe lo ke comparto todo lo ke ha escrito usted!! No es ke seamos vagos, es ke dedicamos el tiempo a las cosas importantes.
Lo bueno es ke mi mami era superlimpia y superordenada, y se empeñó en trasmitírmelo, pero seguramente como rebeldía adolescente ( a estas alturas), todavía me luce ser desordenado y limpiando sólo cuando es estrictamente necesario.

Batsi dijo...

jijijijiji, ya somos dos. Yo soy vagaaaaaaa. Odio limpiar, planchar, lavar la ropa, etc. Por eso he dicho que yo sería una millonaria muy feliz. Nunca he comprendido porque dios me hizo bella en lugar de rica.

Haríamos buena pareja. Nos moririamos rodeados de mugre, jijijijijii

¡Viva el churreeeeee!

Norma dijo...

Supongo que habrás sacado fotos de toda la casa, no?? jejej

Norma dijo...

A mi NO me gusta limpiar, pero me gusta que la casa esté limpia... y eso lleva un montón de tiempo :(

Chicho dijo...

pués yo soy un fan de la limpieza y el orden jeje....opino lo que evinchi...fotos con el mandil....

kutxi dijo...

Hola!

Evinchi, si pusiera fotos de mí limpiando este finde... os da un pasmo. :-D

Scarlett, buenísimo lo de los ácaros! :-D

MM, es que estas cosas son genéticas. Mi madre es superlimpia y mi hermano también, pero yo soy un gocho... eso da igual que te eduquen. :-D

Batsi, por lo menos te hizo bella! Que conmigo se ha portado fatal! :-DD

Norma, a mí también me gusta que la casa esté limpia. Pero se ve que no me gusta lo suficiente, jeje.

Chicho, pues si te gusta limpiar y un día te aburres... jeje.

Saludetes.

PD: últimamente no saco casi tiempo para visitar vuestros blogs, pero volveré!!!

xussma dijo...

Yo este finde cambié un par de muebles de sitio y limpié superficialmente (para que pareciera que estaba limpio de verdad), y oye, da el pego!!


Ta pronto!

bloggesa dijo...

XDDDDDDDDDD

Eres la caña. ¡Vago, más que vago!
Vale, yo también odio limpiar, pero no llego al límite de tener que disfrazarme de testiggesa de Jehová.

Lo que menos me cuesta es fregar los platos y no plancho porque no, porque me dan igual las arrugas.

Batsi, no le hagas caso que es guapetón.

Un beso.

SoMeZiNg dijo...

yo odio fregra, limpiar, planchar... etc. De hecho he descubierto que bajo de mi cama el suelo está opaco de tanto polvo que hay... tendre que pasar una escoba o algo... pero mira, limpiar la cocina me relaja muchísimo!!! no sé. no lo entiendo.

Arcángel Mirón dijo...

Pero qué linda queda la casa limpia. Es un sacrificio, sí.

Norma dijo...

Es verdad, Bloggesa, es guapetón, jejejejj y nosotras privilegiadas, podemos presumir de conocerle :)

susana dijo...

ains como me hubiese gustado verte por un agujerillo xd jajjaa te pusiste una cofia? estilo gracita morales...señoritooooooo, besitoss cosa guapa

Pandora dijo...

Qué buena la entrada. Acabo de llegar a tu blog por casualidad y me he descojonado con tu crónica del día de la limpieza. jeje. Me siento absolutamente identificada aunque creo que soy un pelín menos guarra :-)
Encantada!

kutxi dijo...

Hola,

xusma, yo también soy mucho de dar el pego, jeje.

Bloggesa, yo también soy de la liga antiplancha!

Somezing, pues si te apetece relajarte un día tengo una cocina antiestrés! :-D

Arcangel, tienes razón... pero es que lo del sacrificio lo llevo fatal, jeje.

Susana, cofia no llevaba, no, sólo me hubiera faltado eso, jaja.

Pandora, bienvenida! Me alegro de que te hayas reído, era el objetivo de la entrada. Eso sí, te voy a decir algo... una cosa es que me llame yo guarro a mí mismo y otra cosa que me lo llamen los demás... impertinente! (es broma, soy asín) :-D