Semana de acción

Ya estamos a viernes, termina la semana de las hostias. Sí, esta semana ha habido hostias para dar y tomar (bueno, unos las han dado y otros, qué remedio, las han tomado). Y hostias, además, para todos los gustos. No me extraña que el 'Slap Bet' esté de moda.

Por un lado tenemos la hostia que le ¿dieron? a Herman Tertsch. Bueno, la hostia se la dieron la semana pasada, pero ha sido esta semana cuando se ha removido la mierda, que es lo que nos gusta a todos, ¿verdad? En primer lugar, tengo que decir que no pienso decir que rechazo cualquier tipo de violencia, para que quede claro desde el principio. En segundo lugar, me veo en la obligación de comentar que lo de Terstch se veía venir. No por lo que diga el hombre o lo que deje de decir, qué va. Es que un tío cuyo apellido es la onomatopeya de una hostia... pues oye, tarde o temprano tenía que pasar. ¡Tertsch! Aunque ahora ya no se sabe si la hostia se la ha dado un matón profesional o un taburete... profesional. Y se sabe que los pulmones los tenía encharcados, pero hay quien dice que de whisky. Vaya usted a saber. Yo no pongo la mano en el fuego por nadie, que los borrachos hacen cada cosa... Que me lo digan a mí. Yo me convierto en una especie de superhéroe chungo con un arma letal: la patada poderosa. Rafita, mi más fiel seguidor, es testigo. Bueno, hago o lo del superhéroe o lo típico de dar risa, o dar penica, o dar risa y penica a la vez.

Las otras dos hostias fueron cosa, si no recuerdo mal, del domingo. Primero la hostia que se llevó el independentismo catalán en la consulta popular ésa que hicieron para demostrar que en Cataluña hay dos que se sienten españoles, pero poco. Lo que salió de las urnas fue que una inmensa mayoría de 'els quatre gats' que fueron a votar quiere ser independiente 'que et cagues'. Unos resultados que, si bien a primera vista parecen desacreditar un poco al independentismo, si nos detenemos a analizarlos con frialdad, sin dejarnos llevar por la pasión, haciendo de la racionalidad y el 'seny' nuestra guía, en realidad podríamos decir que... ¡Terstsch! ¡En toda la boca! Lo cual no hace más que reforzar mi opinión de que el Estado debería permitir, de una santa vez, los referendos de autodeterminación. Y una vez que se lleven la hostia de manera oficial, a ver si dejan de dar la brasa un poquitillo.

Y luego, ya para terminar, nos enteramos de la hostia que se llevó Silvio 'Quagmire' Berlusconi. Una hostia, literalmente, como una catedral. Como sé que está muy feo decir que te alegras de que a alguien le salten los piños con una catedral de recuerdo, no haré ningún comentario. Únicamente, y completamente 'off-topic', alabar el legado del gran arquitecto renacentista, Filippo Brunelleschi. ¡Grande, Massim... digooo, Filippo, grande!




Audio: Mano Negra - Noche de acción

3 comentarios:

RAFITA dijo...

Gran publicación la de hoy!!!! jajajajaaja lo que me he reido al leer lo de la patada poderosa!!!!

Sigo siendo tu fan number guan!!!!

Norma dijo...

Seguro que van a empezar a venderse estatuillas de estas como churros :P

Myriam dijo...

Y yo me metí una ostia en la bañera y me he fisurado una costilla.

También he aprendido que no es bueno ducharse estando pedo. Por mucho que huelas a alcohol.