Happiness, Taymour y el Paraíso

Antes de empezar quiero puntualizar algo: esta entrada no busca justificar algo injustificable, solo trata de explicar lo que puede parecer inexplicable.

Happiness nació ayer, 12 de diciembre de 2010, en medio del mar y durante la noche, a bordo de una patera que alojaba a otras siete mujeres embarazadas. Iban en busca del paraíso.

Un día antes, el 11 de diciembre de 2010, fallecía Taymour Abdel, en medio de una ciudad extraña para él y durante la noche, con explosivos atados a su cintura. Iba en busca del paraíso.

Habrá quien no quiera entender que ambos son manifestaciones de una misma realidad. Esa realidad es capaz de hacer a una madre arriesgar su vida y la de su bebé para conseguir un futuro mejor para ambos. Y esa realidad es capaz de hacer que un hombre con futuro y familia acumule tanto odio como para volarse por los aires llevándose al infierno a un montón de desconocidos y convirtiendo a sus hijos en los huérfanos de un terrorista.

Es muy complicado imaginar las penurias que una madre ha de haber soportado para tomar semejante decisión. También es complicado imaginar las atrocidades que un hombre ha de haber conocido para convertirse en alguien capaz de tomar semejante decisión. Es complicado. Pero es obligado también hacer el esfuerzo. Y obligado escuchar lo que gente como ellos tenga que contar.

Claro que hay otra opción. Subid el volumen del televisor. Así no escucharéis las bombas. Ni las de aquí ni las de allí. Es muy posible que así seais felices, en nuestro paraíso artificial, de espaldas a la realidad. A no ser, claro, que la realidad llame a vuestra puerta como llamó a la puerta de Taymour y a la de la mamá de Happiness.



Audio-vídeo: Sinéad O'Connor - Fire on Babylon

No hay comentarios: